miércoles, 30 de mayo de 2012

RIVISMO. Rostros de la Materia y Máscaras Experienciales

 

RIVISMO. Rostros de la Materia y Máscaras Experienciales. Obras de Ramón Rivas
Montaje con Obras del Rivismo: Rostros de la Materia, Ramón Rivas
                                                                                                                                                                        Vídeos del Rivismo

Mediante la aplicación de las Pinceladas Experienciales y Conceptos, tales como; “De una Parte al Todo y del Todo a una Parte”, “Igualdad Experiencial”, “Lo Fuerte y lo Débil” y “Empatía entre materiales ”, permite al Rivismo,  redefinir; sentimientos, emociones y otros tipo de reacciones propias de las personas, y asignarlas a; objetos, dispositivos o elementos materiales. De esta forma, la creación de Rostros Materiales, permite dotar a estos elementos sin alma, de una Máscara Experiencial como vía para canalizar sus sentimientos.



Cuando llegué, todo eran latidos de color. La pantalla principal parpadeaba. Sus píxeles burbujeaban, y entre empujoncitos -como crías que buscan el alimento en su madre-, trataban de no perder su territorio, ni su color. Sus esfuerzos caían en saco roto, porque las variaciones en la pantalla, se debían a reacciones externas y ellos no comprendían semejante perturbación.
En las pantallas del laboratorio, iban apareciendo imágenes en distintos estados emotivos y dependiendo de su grado de positividad, la pantalla principal,  reaccionaba reorganizando sus píxeles y cambiando la paleta de colores.
Al aparecer la cara sonriente de un payaso, -regocijo general en la camada-, el colorido se hizo más vivo, y con mucha más energía. Y cuando le tocó el turno a una tapa de refresco que tenía trazada la comisura de una boca en estado de sonrisa, también varió la gama de colores acercándose a la provocada por el artífice del humor. Imágenes reales, en vídeo o en fotogramas, positivas o negativas, independientemente de que fueran seres vivos o meros objetos, hacían reaccionar a aquella pantalla, que como mero notario, certificaba sus estados de ánimo.
Estos efectos, testados a través de seres vivos, -preferentemente personas-, y procesados por tecnología específica, nos hacen suponer que las personas sometidas al ensayo, empatizan ante imágenes de seres vivos, o ante;  objetos, dispositivos, materiales,…etc.
Elementos, que llevan incorporadas sus experiencias, su aspecto, su desgaste mecánico y físico, y el registro de historias vividas paralelamente en compañía de personas. Parámetros que encajan dentro de la Filosofía y Conceptos del Rivismo.
Ahora, sólo queda aplicar algunos de estos conceptos; “De una Parte al Todo”, para llegar a transformar cualquiera de estos elemento o parte de ellos, en un rostro. Y  Del Todo a una Parte”, para crear los ojos, -u otras partes-, que también representen el mismo todo.
Rostro con características que recuerdan al humano. Pero tanto, sus experiencias e historias  vividas, como sus sentimientos y empatía, se manifiestan en forma de energía sin masa. Una energía que no es visible pero que está presente allí en donde se encuentren estos elementos.
Las Pinceladas Experienciales –que captan un instante de estos elementos-, se encargan de transportar esta energía al lienzo durante el proceso de creación de la obra.
El aspecto de estos rostros, induce a pensar en máscaras y disfraces. Objetos que,  -en su momento-, jugaron un papel esencial en el mundo anónimo, en el que las divisiones de clases parecen desaparecer, donde por arte de magia todos se vuelven iguales, donde todo, lúdica y no tan lúdicamente, está permitido. Sin embargo, en los Rostros de la Materia, las máscaras y los disfraces diluyen su origen, sus materiales se hacen transparentes, y tanto, que se confunden con la energía sin masa, -invisible-, que es la que portan estos rostros. Esta suma energética, potencia más;  los rasgos, características, experiencias e historias vividas por sus materiales.
Un nuevo concepto aflora al conectar el zoom a las costumbres venecianas. En primer plano; una máscara, pero muy específica. Definida según el párrafo anterior, y dando lugar a un nuevo concepto del Rivismo; Máscara Experiencial.
Paseando por algunas de sus obras; Rostros de la Materia, El Grito del Huevo, Rostros Experienciales,...entre otras, se observan las pinceladas experienciales cargadas de información, misterio, curiosidad,…, que invitan a la reflexión. Máscaras energéticas sin masa, que tratan de proteger el entorno de sensibilidad material que portan estos elementos, Y aunque  lo reitere, son elementos que han vivido historias y que han sido testigos mudos de lo que les ha ocurrido a ellos mismos,  y a las personas que coincidían en su espacio y tiempo.
Expresiones empáticas entre materiales, e incluso intra-empáticas, como sucede en la obra El Grito del Huevo, en donde, el propio rostro en estado de terror por la situación que vive, trasfiere empáticamente a sus ojos la misma expresión, hasta tal extremo de convertirlos en el rostro mismo. Una parte de él, -un ojo-, se pone en el lugar del otro, se clona. El Todo y una Parte suya,  transformada también en el mismo Todo, coinciden en el mismo escenario. En la misma composición. Empatía entre partes del mismo elemento. Intra-empatía experiencial.
Rostros, que se convierten en el soporte visual para que el contenido de las Pinceladas Experienciales,  transmitan  y diseminen las sensibilidades materiales al espacio-Arte. Rostros N-Dimensionales que se convertirán en   soportes visuales del pasado, del presente y del futuro, en cuanto sea posible viajar a través de los Agujeros Negros.




Lea más Artículos del Autor

Lea Artículos Publicados del Autor

sábado, 12 de mayo de 2012

Rivismo. La obra, Flash de una Quimera, al Estrado con su Protagonista de Conferenciante


Rivismo. La obra, Flash de una Quimera (Ramón Rivas 2008), al Estrado con su Protagonista de Conferenciante
El Protagonista de la Obra, Flash de una Quimera en el estrado dando su conferencia.
        Vídeos del Rivismo


En el Rivismo las obras cuentan historias. Desde las propias vivencias de sus materiales y elementos que participan en el escenario, hasta la de sus propios personajes que se atreven a viajar entre las Pinceladas Experienciales y explicar lo que allí sucede. La obra, Flash de una Quimera, Ramón Rivas 2008, es un ejemplo en el que el protagonista sube al estrado, para explicar su propia historia, y al mismo tiempo repasar
la Filosofía y los Conceptos del Rivismo.

Orbitaba tranquilamente, cuando ráfagas de materiales comenzaron a masajear mi entrecejo. Globos portadores de sonidos, revoloteaban a mi alrededor y trataban de hacer lo mismo que yo, mantener intactos sus encantos frente a los caóticos pobladores materiales del espacio intergaláctico. Esta es mi casa, la de aquí, la misma de ET cuando no estaba allí. Por cierto,-según dicen-, en continua expansión.
Difícil de sobrevivir, pero dentro de este caótico Caos, el azar ha estado conmigo. Los globos sónicos son como bibliotecas parlantes. Guardan sonidos en su interior, son la historia volante.
Uno de ellos chocó con una pieza de alguna nave desintegrada. El sonido salió. Pero era información recitada, como si de una clase magistral se tratase. Escuché con atención y pude sintetizarla y este fue el resultado:
"Cuando una partícula coincide con su antipartícula, ambas se destruyen y se trasforman en energía. Si el Big Bang, hubiera sido totalmente simétrico, se habría generado el mismo número de partículas y de antipartículas, se destruirían por parejas, se generaría mucha energía, y así, hasta acabar con toda la materia y antimateria. Pero claro, si esto lo has escuchado tú, es porque hubo un desequilibrio entre ambas, ganando la materia. Y de hecho, por cada mil millones de antipartículas se formaron mil millones más una partículas. Así que por cada mil millones de pares partícula-antipartícula que se aniquilaron, quedó una solitaria partícula que uniéndose con otras en similares circunstancias, dieron lugar a los primeros átomos, estrellas, galaxias". Gracias a todo esto, aquí estoy yo. Bueno. Yo,…y mi circunstancia, expresión que incorporé a mi léxico espacial cuando otro globo aireó pensamientos de un filósofo español José Ortega y Gasset que con mayor precisión dijo: "Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo". Pensamiento que aparece en su obra "Meditaciones del Quijote". Circunstancia que hizo posible que existieran unas ruedas correderas, un muelle, carcasas de algún dispositivo, chapas, cristales, número phi,…etc. Y todo esto, armado en un desorden ordenado ha dado lugar a lo que hoy soy yo.
Pero volviendo al quehacer de cada jornada, paseo, admiro la belleza del Universo y a veces reflexiono, sobre todo cuando observo las rodadas de mis pies. Estas son reales, no son tan profundas como la de aquellos astronautas de plató. Es una lástima que no pueda sacar una foto, pero con las temperaturas tan extremas que hay aquí, los rayos X del Sol y los ultravioletas, inutilizan cualquier cámara. Hecho que comprobé con una cámara de vídeo que se desprendió de uno de dichos globos.
Estoy sólo en el espacio, busco compañía, pero es difícil que partes de elementos que orbitan por el espacio se organicen por azar y formen otro cuerpo similar al mío. Espero con alegría retenida, porque en donde hay tanto caos, es casi imposible encontrar el mismo caos que me formó, pero con carga contraria. Y así, ensamblar lo que sería mi media naranja, pero no la mecánica. Y aquí estaríamos la pareja.
No abandono la idea de tener compañía algún día. De hecho, rescaté de uno de los globos que se estrelló, un recipiente lleno de vino tinto y dos copas. Aquí las tengo para cuando llegue el momento. También conseguí un baúl en donde guardo cartas e información que descargan los globos. De hecho, algunas provienen de la Tierra. La que más me ha emocionado es la que escribió Don Quijote de la Mancha a su amor Dulcinea. Él llevaba cuerpo metálico como yo. Eso es buena señal. Sin demora, tengo que escribir una carta.
Dicho lo cual, y por arte de magia, se dispara el flash, se reconstruye el instante, como si de una foto se tratase. Ahora tenemos la impresión de ese instante. Con él, tal cual y su mundo, se transforma en un lienzo y por un sistema modulado de poleas lo transporta hasta el Buzón de Correos Espacial con destino la Tierra.
Quiero que mi sueño llegue a la Tierra. Deseo encontrar una Dulcinea metálica. Y para eso,… ¡qué mejor que hacerme una promoción cósmica! ¡O quizás mejor, un viaje en el tiempo!
Paralelamente a esta historia,-contada por el protagonista de la obra-, se han ido relatando conceptos del Rivismo que aparecen en esta composición pictórica. Conceptos tales como; Las Pinceladas Experienciales, en los elementos que intervienen en el lienzo; hierro, cuerdas, poleas, ruedas, muelles,…etc. Del todo a una Parte; El Todo que es el propio cuadro, participa como una Parte en el mismo cuadro, que es el cuadro en pequeño que envía el protagonista por Correo Espacial a través del sistema de poleas.
Pero, ¿quien transporta esta información? ¿Hay un cartero espacial, o simplemente estamos en un espacio-tiempo multidimensional? Entonces,… ¿la ranura del buzón es un agujero negro, en el que existe un agujero de gusano? Lógicamente así es, con la aplicación conceptual de las Pinceladas n-Dimensionales esto sería posible.
Por el buzón,-su agujero de gusano particular-, el protagonista se traslada a la Casa-Cueva de Medrano (Argamasilla de Alba-Ciudad Real), en donde Miguel de Cervantes, está encarcelado y le pide que escriba un nuevo capítulo en su obra universal en el que cree a su "dulcinea cósmica" y le de la opción de declararse con una poesía llena de sentimiento experiencial. Reúne a las dos parejas y van a celebrarlo a la Venta en donde fue armado caballero. Al final de la jornada, el protagonista invita a Don Quijote a que regrese con él a su parcela cósmica a través de su agujero negro. El Ilustre Caballero acepta y emprende una nueva Batalla. Contar las suyas en el espacio. Mientras orbita, en busca del Teatro del Universo en donde poder relatar sus hazañas, la reciente pareja intercambia sus energías, empatizan experiencialmente, y vacían sus copas en un ritual en donde la gravitación, suelta lastre para que su amor compartido, flote por todo el universo curvo, y se transmita a través de los oscuros túneles; por el pasado, el presente y el futuro. Y todo, en un mismo instante.


Por cierto, el protagonista, aún no tiene nombre. ¡Pónselo tú! ………………….


© Rivismo

Lea más Artículos del Autor


Lea Artículos Publicados del Autor


Más información: http://www.rivismo.com/